VACACIONES: ¿DESCONECTAR O CONECTAR?

Ahora que estamos en verano, cuando llegan las vacaciones, solemos decir: ¡qué ganas de desconectar! El lenguaje tecnológico vuelve a estar presente y podemos preguntarnos: ¿de qué queremos desconectar? ¿Qué significa conectarse o desconectarse? ¿Estamos cansados de nuestra vida cotidiana? ¿Con qué nos conectamos?

La temática puede suponer un reto: reflexionar sobre nuestra relación con la red social hacia la virtual. Cuánto tiempo paso al día conectada o conectado a mi teléfono móvil, Facebook, Instagram, Whatsapp, y cuánto en silencio, observando la casa, mi ciudad, la gente que amo, el proyecto que me apasiona…

Porque lo que realmente nos hace felices es el contacto conmigo mismo, con personas importantes y con el entorno.

La antropóloga Amber Case esta especializa en el efecto de las tecnologías en las personas y comenta cómo por la mañana muchas personas miran primero sus teléfonos móviles que a su pareja o a la persona con la que vivan. Y como se está substituyendo la red social por la virtual, se está dando lugar a la falta o dificultad de reflexión y la dificultad de estar presente.

Y veo las redes virtuales, las nuevas tecnologías, como un enemigo peligroso de la soledad alegre. La buena soledad que nos permite conocernos, crecer, darnos espacio para pensar, sentir, actuar conscientemente. ¡¡Porque con tanto estímulo tecnológico es muy difícil conectar con el interior!!

Me entristece ver a adolescentes pegados a sus teléfonos, quemando su potencial creativo, retrasando su desarrollo y avanzando hacia el mundo adulto, perdiéndose en un momento tan complejo y rico de experiencias interiores y exteriores. Sin olvidar que hacer un buen uso de las nuevas tecnologías tiene sus aportaciones, es necesario limitar y limitarse en su uso. Los límites en la adolescencia vuelven a ser fundamentales.

Porque es fácil convertir los teléfonos móviles (llenos de distracciones) en un aliado contra la incertidumbre, la ansiedad, la duda, la soledad, la curiosidad y la creatividad. Es más fácil distraerse viendo pasar imágenes de la vida, instantáneas de la vida de los demás, perder el tiempo buscando la mejor foto de perfil, para sentir que estás muy guapa/o de alguien que quizás no hayas visto durante años y al que saludaste por «whatsapp» la última vez.

Las relaciones se enfrían entre tantas redes virtuales donde la siguiente está lejos y lejos quizás más lejos. Dicen que hay un hilo imaginario que nos conecta con las personas que amamos y nos aman: ¡cuidemos de que no se rompa con tanta interferencia tecnológica!

¡¡Te invito a pasar parte del verano pensando en tu conexión-desconexión!!

¡¡¡Felices vacaciones!!!

EL TRIÁNGULO DRAMÁTICO

El triángulo dramático fue creado por Stephen B. Karpman (1972).

Consiste en un juego psicológico que consiste en una serie de transacciones complementarias con una motivación oculta y que suele terminar previsiblemente con malos sentimientos para ambos jugadores.

Según el Análisis Transaccional, los juegos psicológicos son una forma de estructurar el tiempo de las personas. Analizar los propios juegos psicológicos es una herramienta terapéutica muy poderosa para entender mejor los conflictos interpersonales. Los juegos tienen reglas específicas, una distribución de funciones, casi siempre juegan los mismos jugadores y, al final, pierden a todas las personas involucradas. A continuación, explico las características de cada uno de los tres roles involucrados en este juego.

Salvador:

  • Necesita que lo necesiten
  • Ofrecen falsa ayuda con el fin de lograr una dependencia de los demás a través de esta ayuda
  • Desprecia sus propias necesidades
  • Desprecia las capacidades y el poder de los demás
  • Sobrevalora las necesidades de los demás
  • Sobrevalora sus capacidades y poder

Víctima:

  • Necesita ser humillado o cuidado
  • Desprecia sus habilidades y poder
  • Desprecia las necesidades de los demás
  • Sobrevalora las capacidades y el poder de los demás
  • Sobrevalora sus necesidades
  • Se equivoca y comete errores para que lo persigan o salven

Perseguidor:

  • Necesita que le tengan miedo 
  • Necesita tener razón
  • No puede asumir la responsabilidad de sí mismo, porque culpa a los demás
  • Desprecia las necesidades, capacidades y poder de los demás
  • Sobrevalora sus propias necesidades, capacidades y poder
  • Es la consecuencia inevitable de los roles de Salvador y Víctima

Aunque cada jugador suele colocarse en un determinado rol, en un momento puede cambiar a otro facilitando la continuidad del juego. En términos de Estados del Yo, la transacción ocurre entre un Estado Padre Nutritivo Negativo (Salvador), Estado Padre Crítico Negativo (Perseguidor) y un Niño Sumiso Adaptado (Víctima).

En ningún momento de la transacción aparece el Estado del Yo Adulto. Si esto sucediera, el juego psicológico desaparecería

Si te sientes identificado en algunas de las características de este juego psicológico, el primer paso para salir de él es darte cuenta de lo que sucede, identificar el rol ocupado y entender que un juego es una forma inapropiada de pedir afecto. Otras estrategias terapéuticas son: evitar las descalificaciones, preguntar quién tiene el problema, evitar respuestas automáticas, ser más directo y atreverse a pedir colaboración a la otra persona para salir del juego psicológico.

Aquest lloc web fa servir cookies per que tingueu la millor experiència d'usuari. Si continua navegant està donant el seu consentiment per a l'acceptació de les esmentades cookies i l'acceptació de la nostra política de cookies, punxi l'enllaç per a més informació.

ACEPTAR
Aviso de cookies

¿Quieres concertar una primera visita o solicitar información?