¿TIENES PROBLEMAS DE ANSIEDAD?

María se ha despertado esta semana una hora antes de que suene su despertador del móvil y ya no puede conciliar el sueño sin saber por qué. Naiala ahora baila swing los miércoles en su casal del pueblo gracias a un regalo de cumpleaños, pero comienza a sudar y experimenta una sensación de asfixia cada vez más intensa cuando le toca de pareja un niño que le gusta. Sarah ha sido diagnosticada con un segundo tumor en el pecho y se siente ansiosa cuando piensa que tiene que decírselo a su padre, ya que su madre murió de cáncer hace dos años. Enrique ha llegado a la consulta porque se encuentra de baja laboral por un ataque de ansiedad cuando se acercaba a pronunciar un discurso en inglés en el Mobile Congress del pasado martes.

María, Naiala, Sarah y Enrique han acudido a la consulta porque tienen síntomas de uno de los trastornos más prevalentes en nuestra sociedad actual, están sufriendo síntomas de ansiedad. ¿De qué estamos hablando cuando hablamos de ansiedad? La ansiedad humana es muy amplia y va desde las reacciones normales de miedo que ayudan a evitar un peligro claro y presente hasta el pánico incontrolable y la evitación inapropiada de personas, lugares y cosas en un esfuerzo por sentirse a salvo de todo mal. La sensación de miedo agudo y ansiedad de leve a moderada es omnipresente en la condición humana. Esto significa que un cierto nivel de ansiedad es bueno y necesario, como por ejemplo al hablar en público, hacer un examen o cuando hay una primera cita con una persona desconocida, otro aspecto es la intensidad de esta ansiedad que puede paralizar los mecanismos cognitivos, psicofisiológicos y emocionales. Sin embargo, cuando la ansiedad es injustificada, excesiva y persistente, o cuando interfiere en el día a día, se puede categorizar como un trastorno.

Los trastornos de ansiedad se suelen conceptualizar como miedo al miedo que produce altos niveles de angustia subjetiva, manifestación de síntomas somáticos y alteración de la vida cotidiana.

La preocupación se ha descrito como una activación persistente de la representación cognitiva de un/a mismo/a de la ansiedad, incluyendo pensamientos inquietantes, historias o imágenes de un posible peligro o amenaza. Cuando la amenaza excede la capacidad del individuo para escapar o lidiar con ella, puede ocurrir inmovilidad comportamental o hipervigilancia cognitiva, en un intento de dañar pasivamente el daño. Es como si un sistema de alarma para el hogar se activara con frecuencia a pesar de que no hubiera signos reales de intento de robo. Cada vez más estudios en humanos y animales indican que la activación repetida, exagerada o prolongada de la fisiología del estrés, además de la recuperación tardía de las respuestas biológicas en situaciones de estrés, puede contribuir al fracaso prematuro de los sistemas de órganos que pueden aumentar la susceptibilidad a enfermedades afectando directamente a la salud.

Cuando una persona tiene la atención centrada en los aspectos negativos de su propia experiencia, se siente preocupada por una posible desgracia futura o distorsiona la magnitud de un problema real a través de la catastrofización, es probable que esté sufriendo de problemas de ansiedad, ya que, en estas situaciones, la amenaza tiende a interpretarse de una manera no ajustada en ausencia de peligro real. 

Mientras que la percepción del miedo y la ansiedad se produce en el cerebro, la respuesta también se experimenta en el cuerpo.

La inducción del miedo y otras formas de efectividad negativa estimulan una amplia activación simpática que se origina en las rutas de la corteza cerebral y las estructuras subcorticales y que desciende a través del tronco encefálico, la médula espinal y los nervios simpáticos periféricos a los órganos de todo el cuerpo. Esto se traduce en síntomas somáticos como tensión muscular dolorosa, aceleración del pulso, presión arterial alta, arritmia cardíaca, dificultad para respirar y trastornos gastrointestinales. Dado que estas sensaciones internas son desagradables, la mente tiende a distraer la atención tratando de prevenir la ansiedad evitando personas, lugares, objetos, animales, etc.

Por eso, las prácticas de Mindfulness ofrecen una orientación donde la ansiedad es observada, se permite y se responde deliberadamente con franqueza, curiosidad y aceptación en lugar de evitarlo, ya que refuerza aún más el patrón angiogénico. Practicar Mindfulness aumenta la tolerancia a la ansiedad, interrumpiendo la evitación habitual y mejorando la autorregulación adaptativa y el funcionamiento saludable del cuerpo y la mente. Si quieres entrenar tu capacidad mindful, te recomiendo que entres en nuestro Canal de Youtube donde encontrarás prácticas enfocadas a la respiración, sensaciones corporales y emociones.

 

Daniel Borrell, psicólogo colegiado núm. 12.866

¡TODO ES PARA AHORA MISMO!

 

«Si usted se encuentra en un frasco que puede hacer agua de forma crónica, la energía que dedique a cambiar el barco probablemente será más productiva que la energía que dedicas a tapar los agujeros»

Warren Buffet

¿Tu organización o empresa está estresada?

Al igual que las personas, hay empresas que viven en el estrés, ¡en las que todo es para ahora! Son organizaciones que se sitúan en la urgencia, y la planificación no es útil o no se cumple. Son organizaciones que desprenden cierta hostilidad hacia lo que les rodea, que se percibe como una fuente de problemas, y que sobre todo se trata de evitar: clientes, proveedores, usuarios, o la ciudadanía. Son organizaciones basadas en la exigencia y explotación de los recursos, más que cuidarlos, y cultivarlos para que den fruto.

Al igual que las personas afectadas por el estrés, estos entornos de trabajo no pueden pensar, y responden de forma reactiva a los «incendios» que aparecen a diario, pierden recursos mentales y aumentan la probabilidad de enfermarse. Existe la sensación de no dar cabida a todo lo que hay que abordar. Las personas que lideran las organizaciones necesitan promover un cambio de cultura a través del mismo proceso de liderazgo.

 

NECESITAN DESARROLLAR UN LIDERAZGO ATENTO Y COMPASIVO

A menudo se cree que es una mala gestión del tiempo, con un enfoque centrado en una idea como «hay alguna manera de hacer más en menos tiempo» centrada en la productividad o los resultados. Hay otra forma, que consiste en cambiar la perspectiva, y conectarse de una manera auténtica y amigable con las personas que trabajan allí. Las organizaciones son seres vivos, un ecosistema donde todos los que están allí están interconectados. Este tipo de liderazgo desarrolla empatía y acciones positivas frente a otros

Nuestras mentes interactúan y tienen un impacto en el resto de las mentes. ¿Cómo quieres que sea este impacto? ¿Amenazador? ¿Qué genere alerta? ¿O qué genere inspiración y ganas de aportar? ¿Crees que, si piensas en tu equipo, la empresa no obtendrá buenos resultados? Hoy sabemos por la investigación en neurociencia la importancia de los vínculos. ¿Cómo son los vínculos en su empresa? ¿En qué se basan? ¿Qué emoción se promueve en su organización? ¿Cómo es la comunicación en tu empresa?

Christina Boedker, profesora de la “Australian School of Business” y líder de un estudio de investigación que está analizando las opiniones de más de 5600 profesionales de 77 organizaciones sobre los factores que juegan un papel más importante en la relación entre el liderazgo y el desarrollo organizacional, plantea que existe un poderoso vínculo entre la productividad y lo que se considera como «liderazgo compasivo» en las organizaciones.

Las organizaciones de alto rendimiento demostraron que:

1.- Los líderes dedicaban más tiempo que en las de bajo rendimiento en dirigir a sus colaboradores.

2.- Los líderes poseían valores éticos y eran coherentes con lo que predicaban.

3.- Los profesionales senior facilitaron a los que tienen menos experiencia liderar proyectos.

4.- Los líderes fomentaban el desarrollo y aprendizaje de sus colaboradores.

5.- Los líderes estaban abiertos a recibir feedback y críticas de sus colaboradores, considerando que ofrecían oportunidades de aprendizaje.

6.- Los líderes reconocieron el trabajo bien hecho de sus profesionales.

7.- Los líderes estimulaban la colaboración entre sus colaboradores.

8.- Los líderes comunicaban visiones y metas claras para el futuro.

9.- Los líderes son innovadores y fomentan la creatividad de sus profesionales.

Para que nuestra mente pueda entender estos objetivos y pueda ser protegida de los peligros, también necesita conectarse con un estado de calma y tranquilidad. Asimismo, esta mente colectiva que es una organización humana requiere de espacios para poder conectar también con esta función de nuestro cerebro.

¿Qué espacio de calma y tranquilidad hay en tu organización?

Quantum hemos desarrollado un programa basado en Mindfulness y Liderazgo para promover la amabilidad en entornos de trabajo. Si todavía piensas que la amabilidad es enemiga de la producción, ¡te animamos a experimentarla!



LOS BENEFICIOS DEL MINDFULNESS PARA LOS/LAS PROFESSIONALES DE LA SALUD

¿Cuáles son las implicaciones de la Atención Plena en el ejercicio profesional?

Si tomamos la definición de Mindfulness como la Conciencia de la experiencia presente con aceptación (Germer, 2005), podemos ver que estaremos atendiendo lo que sucede, sin darle vueltas a lo que sucedió o lo que creemos que sucederá, reduciendo el riesgo de cometer errores al establecer diagnósticos y tratamientos. También reduciremos las expectativas del profesional sobre cómo debería evolucionar, o qué debería de hacer la persona tratada, para la aceptación radical de lo que esta persona ES, sin juicios.

Los profesionales de la salud necesitan desarrollar la introspección, que consiste en ser capaces de darse cuenta de los pensamientos y sentimientos que el paciente nos produce y cómo nuestro comportamiento muchas veces se ve afectado por ellos. No existen sistemas sencillos para desarrollar estas habilidades y actitudes, aunque se consideran imprescindibles.

 

Los estudios en profesionales de la salud confirman que las técnicas de meditación se utilizan para mejorar el afrontamiento ante el estrés y la empatía

 

Cabe recalcar que estar presente y con atención reduce la tendencia a continuar cargando con las emociones negativas de los demás. Pero el Mindfulness no solo mejora el funcionamiento y la calidad de vida del profesional sanitario, sino que también mejora el pronóstico de los pacientes en aspectos evaluados por el profesional (impresión clínica global) o por el propio paciente (ansiedad, somatización, ira/hostilidad, fobias y objetividad).

Dos estudios demostraron los efectos positivos del Programa MBSR en los estudiantes de medicina. El primer estudio se llevó a cabo con estudiantes de medicina en su primer y segundo año que participaron durante 7 semanas en un Programa de Reducción del Estrés basado en Mindfulness. Este estudio demostró que disminuyó significativamente el nivel de depresión y ansiedad y mejoraba la empatía y la capacidad de manejar el estrés (Shapiro, Schwartz, & Bonner, 1998).

En 2004 esta evidencia fue replicada en otra investigación con estudiantes de medicina (Jain, Shapiro, Swanick, Bell, & Schwartz, 2004).

Los resultados sugieren que una intervención de 8 semanas de MBSR puede ser eficaz en la reducción del estrés mediante el aumento de la calidad de vida y la autocompasión en los profesionales de la salud.

Shapiro estudió el efecto de aplicar un programa basado en mindfulness en profesionales y estudiantes de medicina, encontrando una reducción en los trastornos psicológicos juntamente con un aumento en los niveles de empatía en el grupo de intervención.

En los programas de formación, se comienza a reflexionar y enfatizar el bienestar personal de los médicos residentes y la prevención del burnout. Basadas en mindfulness, existen intervenciones para profesionales de atención primaria que han demostrado una mejoría del bienestar profesional y la eficacia en la lucha contra el burn-out y la fatiga.

Groupman sugiere que la mayoría de los errores de diagnóstico no son resultados de la falta de conocimiento, sino defectos en los procesos de pensamiento (juicios de valor, estereotipos y otras alteraciones cognitivas); propone que estos defectos pueden ser mitigados prestando atención a estos procesos de pensamiento, y esto puede ser abordado con la práctica de mindfulness.

 

En estudios recientes, realizados en unidades de Psiquiatría, se ha comprobado que el uso de prácticas de atención plena en los/las profesionales aumenta la satisfacción del paciente

 

El Comité especializado en Psiquiatría del Real Colegio de Médicos y Cirujanos de Canadá ha reconocido la creciente importancia del mindfulness, y en los objetivos de 2009 incluyó la incorporación de conocimientos introductorios en mindfulness para los psiquiatras que comienzan su formación.

Es necesario contar con más estudios en los próximos años que permitan profundizar en estos resultados y explorar los efectos a largo plazo mediante el seguimiento de los/las profesionales y examinar sobre su calidad de vida y sobre su práctica profesional.

En resumen, las investigaciones realizadas sugieren que la incorporación del Mindfulness en los profesionales de la salud promueve:

  • Mayor concentración y claridad
  • Mejora de las habilidades para la toma de decisiones
  • Mayor empatía hacia los pacientes
  • Mayor capacidad para estar más presente y en conexión con el intercambio con pacientes y colegas
  • Mayor capacidad para hacer frente al estrés asociado a la profesión
  • Promueve la resiliencia y previene el agotamiento profesional

DESBORDADA: LAS TRAMPAS DE LA SUPERWOMAN

Ayer terminé mi trabajo a las 2:30 a.m. Rehacía un proyecto en el ordenador de casa, después de cenar y de que los niños se fueran a la cama, el teletrabajo es un invento del diablo porque el día no termina en las paredes de la oficina, sino que invade mi casa. Durante la noche, Martí tenía otitis y los sollozos también despertaron a su hermana Andrea. Ni Joan ni yo podíamos dormir. Cansada, irritada y con un fuerte sentimiento de culpa por querer dormir mientras que mi hijo pequeño se removía de dolor, he empezado el día corriendo y tratando de conseguir que alguien se quedará con Martin, que no irá a la escuela hoy, mientras preparaba a Andrea. John no puede llevarlos a la escuela, a los niños. Tiene que firmar a las nueve de la mañana y no termina el día hasta las siete y mientras llega y no llega a veces son las nueve de la noche.

Por la tarde sigo corriendo para poder recogerlos y llevarlos a actividades extraescolares y de estas a casa, para hacer tareas, bañeras y cenar y que cuando ya se hayan dormido dedicarme a hacer las tareas del trabajo.

Más que por el reloj, mi vida parece guiada por un cronómetro, en el que las décimas de segundo son vitales.

Cuando los niños juegan y se pelean, o están cansados, o me ignoran, pierdo los nervios y me asusto de mi reacción. Y muchas veces cuando por fin llega Joan, me enfada con él, me siento sola frente a todo el trabajo en casa y me responde que no puede hacer nada con su horario y que es una ventaja que yo trabaje por mi cuenta. ¡Qué suerte la mía! Mi trabajo me apasiona y si me despisto me paso horas y horas que acaban restando mis horas de sueño, y sé que va en contra de mi salud. Cuando mi cuerpo ya no puede más, se enferma y no tengo más remedio que quedarme en casa. Pero, aun así, no puedo parar porque los otros temas no se detienen: los niños necesitan a alguien y tengo que seguir respondiendo.

Quiero hacer todo y todo de una manera perfecta

Quiero ser una buena madre, una buena profesional y una buena esposa… bueno esto último ya me da igual. Me doy cuenta de cómo la relación se resiente con tantos frentes abiertos, y cómo he perdido el interés en Joan, que me deja con la mayor parte de la responsabilidad doméstica sobre mis hombros y cuando me quejo se pone a la defensiva y es incapaz de apoyarme, dice que siempre me estoy quejando.

De vez en cuando rasco unas horas para ir a comer o a tomar un café con mis amigos. Mi amiga Montse me dice que no puedo seguir así, que voy a enfermar del estrés. El domingo pasado tomamos una taza de té juntas, Carme también vino y cuando me preguntó cómo estaba, me puse a llorar y no podía parar, y cuanto más luchaba por afirmarme más fuerte lloraba. Me sentí ridícula allí en la cafetería. Montse no dijo nada y solo me cogía de la mano, realmente era lo que necesitaba. Cuando me calmé un poco, escuché la voz de Carme, que suavemente me preguntó: «¿de qué puedes hacerte cargo y de qué no?».

Carme no esperaba una respuesta, pero en mi cabeza, los pensamientos continuaban. Es cierto, pierdo de vista mis límites y creo que podré con todo. A veces no sé cómo valorar correctamente todo el trabajo que implica asumir algo, me resulta difícil pedir ayuda, y una vez que estoy involucrada no sé cómo conseguirlo. Me siento atrapada en muchos roles obligatorios, tratando de equilibrar un equilibrio cada vez más precario, sin vida personal, con nostalgia de una vida más simple, con menos exigencias.

Sí, simplificar, de eso se trata

Montse me pasa un artículo sobre Mindfulness.

Habla de cómo ayuda a calmar la mente, cómo enfocarnos totalmente en una actividad, y cómo este tipo de presencia nos hace enfrentar situaciones estresantes de una manera diferente, y cómo cambia la relación con nuestros pensamientos.

Me doy cuenta de que mientras mi cuerpo hace cualquier cosa, por ejemplo, la cena, estoy pensando en la agenda de mañana, siempre un paso después de lo que estoy haciendo.

Ella ha empezado a practicarlo, dice que no significa añadir otra tarea a la agenda, sino de elegir una actividad cotidiana para hacerlo de una manera diferente, con toda la atención puesta en ello.

Por ejemplo, durante 3 veces al día, tres minutos de atención en la respiración. Respirar, sí, lo probaré. 

Aquest lloc web fa servir cookies per que tingueu la millor experiència d'usuari. Si continua navegant està donant el seu consentiment per a l'acceptació de les esmentades cookies i l'acceptació de la nostra política de cookies, punxi l'enllaç per a més informació.

ACEPTAR
Aviso de cookies

¿Quieres concertar una primera visita o solicitar información?