¿ES EFECTIVA LA PSICOTERAPIA #ONLINE?

¿Puede la psicoterapia online realmente beneficiarme? ¿Es la psicoterapia presencial igual de efectiva? ¿Puede haber una comunicación auténtica si está la pantalla del ordenador? Estas son algunas de las preguntas que Carina plantea hoy cuando su hermano le ha recomendado pedir ayuda profesional porque está muy ansiosa tras quedarse sin trabajo como consecuencia de la actual crisis sanitaria. Tiene problemas de insomnio, un nudo en el estómago que le dificulta respirar y una mente que no puede dejar de preocuparse por la incertidumbre del futuro que le espera a partir de ahora.

Estas preguntas que plantea Carina son comprensibles porque el 100% de los servicios de psicoterapia han dejado de ser presenciales desde hace dos meses y se han trasladado a la modalidad online a través de Skype o Zoom. Aunque las sesiones presenciales están permitidas a partir del lunes 4 de mayo, no se siente cómoda saliendo de casa para ir a un centro de psicología debido a los riesgos de contagio que esto conlleva. Acaba de llamar a nuestro centro para solicitar más información sobre psicoterapia en línea, ya que le ha recomendado su hermano. En este artículo, detallo las respuestas a tus dudas:

La psicoterapia online permite gestionar la carga emocional, la soledad, los síntomas de ansiedad y/o depresión, las adicciones, la pérdida de un ser querido y los conflictos relacionales, entre otros, antes o después del confinamiento, potenciando la resiliencia de cada individuo.

  • ¿Es la psicoterapia online igual de efectiva?
  • Tiene la misma eficacia que la psicoterapia presencial dando el mismo protagonismo a la relación psicoterapéutica entre psicoterapeuta y paciente. Aunque no estemos en el mismo espacio, la información verbal y no verbal sigue presente porque, actualmente, las videollamadas nos permiten capturar casi todo lo que sucede frente a la pantalla de la tableta o del ordenador. Es posible aplicar cualquier técnica psicológica a través de la conexión digital introduciendo algún cambio en su metodología. Hacerlo en el entorno del propio hogar ofrece un espacio de seguridad e intimidad, excepto para aquellas personas que no se sientan protegidas actualmente en su domicilio y que sería recomendable realizarlo de forma presencial.
  • ¿Se mantiene la confidencialidad?
  • La psicoterapia online garantiza la confidencialidad y la protección de datos utilizando sistemas seguros que aseguran que la información no se filtra digitalmente. Continuamos protegiendo los datos personales mediante la firma del documento de protección de datos de nuestro centro y que enviamos por correo electrónico después de la primera entrevista.
  • ¿Cuáles son las ventajas de la psicoterapia en línea?
  • Una de las ventajas que ofrece la psicoterapia online es disponer de algún tiempo antes y después de la sesión que permita a la persona integrar las reflexiones, reflexiones y observaciones sin la prisa que supone el viaje al centro y las obligaciones diarias que le siguen. Una de las propuestas es tener a mano un diario de psicoterapia recogiendo los aprendizajes adquiridos e incluso hay personas que lo hacen durante la sesión para dejar huella en su crecimiento personal. Además, la psicoterapia online nos permite conectar con profesionales que viven fuera de nuestro territorio eligiendo el catalán o el castellano como lengua de preferencia a la hora de comunicarnos. La modalidad virtual rompe los límites geográficos acercándose a posibilidades que, hasta ahora, no estaban contempladas en las sesiones presenciales. Otra ventaja es que le permite compartir fácilmente recursos digitales a través del chat de la videollamada.
  • ¿Cuál es el mejor momento para hacerlo?
  • Ofrece horarios más flexibles en nuestra agenda para disponer del tiempo y espacio necesario para llevar a cabo adecuadamente la sesión online. Es importante hacer la sesión en un espacio en el hogar donde puedas estar solo y pedir que no te moleste durante la próxima hora. En caso de vivir en pareja y/o con niños, se puede aprovechar cualquiera de las franjas horarias donde se permite salir al aire libre para tener la privacidad suficiente para llevar a cabo la sesión.
  • ¿Cuándo se reanudarán las sesiones presenciales con normalidad?
  • Hay personas que han optado por suspender el proceso terapéutico hasta que vuelva la normalidad, el problema es que la normalidad esperada y deseada tardará en ser como entendíamos hasta ahora. Ofrecer una sesión de psicoterapia a 2 metros de distancia, llevar mascarilla y usar guantes sin posibilidad de contacto físico al abrir la puerta o cuando surge una emoción muy intensa, no es un escenario fácil de gestionar en el que las dos personas se sientan cómodas. Para aquellas personas que estén más grabes, que tienen problemas para llevar a cabo las sesiones online por las limitaciones en la convivencia familiar o por imposibilidad a nivel tecnológico, la sesión presencial siempre será la mejor opción. Poco a poco se reanudarán las sesiones de psicoterapia presencial en nuestro centro tomando todas las medidas de seguridad y protección necesarias para garantizar la salud de nuestros pacientes.

Si un tratamiento psicoterapéutico funciona presencialmente, también funciona virtualmente manteniendo su eficacia.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que una de cada cinco personas sufrirá una enfermedad mental, el doble que en circunstancias normales. Si tomamos como referencia lo ocurrido en la última crisis económica de 2009, la depresión creció un 18%, un 8% de ansiedad y un 5% de trastornos por abuso de alcohol, según un estudio de la Sociedad Española de Salud Pública y Administración Sanitaria (SESPAS). Por esto, no atrasar el momento de pedir ayuda profesional es un elemento clave para reducir el impacto en la salud mental.

La intervención temprana es siempre la mejor decisión que Carina puede tomar en este momento, reduciendo la duración y los costes del tratamiento psicoterapéutico.

Carina le agradeció toda la información que le he proporcionado por teléfono e incluso aprecia mucho que el trabajo que hacemos se pueda hacer virtualmente en estos tiempos difíciles para ella. Antes de colgar la llamada, decidió que quiere intentarlo esta semana haciendo una primera visita. Una vez que lo haya vivido en primera persona, será más consciente de sus prejuicios y sospecha que muchas de estas dudas están más relacionadas con su miedo a pedir ayuda que con las barreras de la tecnología «siempre creo que puedo con todo y me cuesta aceptar esta sensación de impotencia«. Se sintió cómoda durante la llamada y se despidió más tranquila. 

Puede contactar con nosotros al hola@quantumpsicologia.com o llamando al 93.414.38.95. Para solicitar una primera visita con uno de nuestros profesionales del Centro Quantum. Ahora más que nunca #EstamosContigo

Daniel Borrell Giró, psicólogo sanitario, psicoterapeuta y formador del Centre Quantum danielborrell@quantumpsicologia.com

Instagram @danielborrellgiro

¿CÓMO TE TRATAS CUANDO SUFRES?

«Cuando tu miedo toca el dolor de otra persona, se convierte en lástima

Cuando tu amor toca el dolor de otra persona, se convierte en compasión»

Esteban Levine

Carmen trabaja como ingeniera informática y ha creado su empresa junto a dos personas hace justamente cuatro años. En la última cena de este fin de semana con sus amistades del barrio, hablaron de sus luces y, sobre todo, de las sombras. Carmen ha reconocido que le resulta difícil dedicarse tiempo, ya que le dedica demasiado tiempo a su trabajo. A su lado, está Jofre que ha explicado que le resulta difícil aceptar sus propios errores y este malestar le dura más de lo que debería. Hannah que vive con Jofre acaba de leer un libro sobre asertividad porque tiene muchas dificultades para decir que no, explica que termina haciendo muchas tareas que no quiere hacer y termina agotada al final del día. Joan, que acaba de romper con Martí hace apenas un mes, añadió a la conversación que no le gusta llorar cuando está triste porque le hace sentir débil y vulnerable. Finalmente, María, quien escuchó atentamente sus valiosas y honestas contribuciones, les ha hablado sobre un concepto que ha aprendido en un curso que está haciendo mindfulness: LA AUTOCOMPASIÓN.  Nadie en el grupo había oído hablar de ella…

Para entender la autocompasión de la que María habla en su grupo, primero debes entender lo que es la compasión. El término compasión proviene del latín y griego patiri y paskein (sufrimiento) y de la raíz latina com (con) por lo que la compasión significa sufrir con otra persona. La compasión tiene dos aspectos: por un lado, la empatía que experimentas ante el sufrimiento de otra persona y, por otro, el deseo de aligerarlo sin hacerte responsable.

Por esta razón, la compasión tiene elementos de empatía, de amor entendido como el deseo de que los demás sean felices y de altruismo entendido como motivación para ayudar a los demás. El término bondad amorosa también se usa junto con la compasión. En los cursos que realizo de Mindfulness, muchas personas cuando escuchan esa palabra la relacionan automáticamente con el sentimiento de lástima. Por esto, debe aclararse que, a pesar de tener ciertas similitudes, la diferencia es que la lástima contiene un sentimiento de superioridad hacia la otra persona que está sufriendo; por otro lado, la compasión se experimenta de igual a igual. En 2009, miles de líderes religiosos redactaron la Carta de la Compasión en la que la definieron de la siguiente manera:

La compasión consiste en tratar a los demás como nos gustaría que nos trataran a nosotros mismos.

¿Qué tienen en común los y las protagonistas de la historia de este artículo? Es muy probable que necesiten potenciar la autocompasión para tomar conciencia de cómo se tratan a sí mismos frente a lo que no les gusta y hacerles sufrir, aunque identificarlo es un paso importante, valioso y necesario. La autocompasión nos permite darnos la misma serenidad, consuelo y afecto que enviamos a los demás cuando están pasando por una situación difícil, han cometido un error o se sienten perdidos. Difícilmente nos atreveríamos a tratar a los demás, como lo hacen muchas personas porque, de ser así, es muy probable que gran parte de las relaciones interpersonales se perdiesen. La autocompasión alivia nuestra incomodidad cuando hay acontecimientos que no podemos cambiar o cuando una persona lucha contra lo que siente que es lo que le pasa a Martí ante una pérdida o cuando una persona empieza a criticarse a sí misma creyéndose más responsable de lo que es por lo que ha pasado, como es probable que le pase a Jofre a la hora de gestionar los errores. Ante el sufrimiento, hay personas que se critican a sí mismas, se aíslan de los demás refugiándose en la comida o en el trabajo igual que le pasa a Carmen o también hay personas que se preguntan “¿Por qué me ha pasado esto?”. Tiene su relevancia porque habla de cómo nos cuidamos a nosotros mismos en la etapa adulta en la que ya no hay una persona que nos cuide, pues tenemos que aprender a hacerlo por nosotros mismos.

  • ¿Cómo te tratas cuando estás sufriendo?
  • ¿Reconoces esas actitudes internas que te causan sufrimiento?
  • ¿Cómo reaccionas ante las adversidades de la vida, ya sea por estrés, rechazo, dificultades económicas o soledad?
  • ¿Qué podrías hacer para relacionarte mejor con tu dolor?
  • ¿Tienes una actitud crítica ante tus errores?
  • ¿Te relacionas de la misma manera con el malestar de los demás?

Pon tu mano en tu corazón, escucha lo que dices y detente a reflexionar sobre estas preguntas para conocer cuidadosa y tranquilamente tus respuestas observando tus emociones, pensamientos, sensaciones físicas y/o recuerdos que aparecen dentro de ti cuando identificas la forma en que te relacionas con tu propio dolor.

¿Cómo te hace sentir al reconocer tus errores y límites? ¿Te das cuenta de que, si te tratas mejor, eso justamente te hace sentir más bienestar? Las personas autocompasivas cumplen mejor lo que se proponen, como hacer dieta, dejar de fumar o seguir el entrenamiento físico porque saben que es bueno para su salud y bienestar. También está relacionada con la reducción de la ansiedad, la depresión, el resentimiento y la ira al fomentar el bienestar, la satisfacción vital, la competencia, el optimismo y la conexión social. Por lo tanto, una persona autocompasiva sabe consolarse cuando falla, sabe animarse cuando lo necesita, crece gracias a sus errores y se compromete con sus logros. Los niños muy pequeños tienen un tipo de integridad basada en la autoaceptación expresándose libre y abiertamente; sin embargo, esto cambia más tarde el aprendizaje de no estar con uno mismo.

La investigación muestra que cuando una persona más se critica a sí misma, más difícil lo tiene para cambiar. La autocompasión es uno de los fundamentos del cambio.

Como nos dijo Carl Rogers (1961), la curiosa paradoja de la vida es que cuanto más me acepto como soy, entonces puedo cambiar. Por ello, quiero proponerte 5 acciones para mejorar tu autocompasión en diferentes aspectos de tu vida:

  1. Físico- ¿qué puedes hacer para cuidar mejor tu cuerpo? ¿Qué necesita tu cuerpo de ti? ¿Qué puede ayudar a calmarlo?
  2. Mental- ¿qué necesita tu mente para tener más armonía mental? ¿Qué pasaría si dejases de luchar?
  3. Emocional- ¿qué pasaría si te hicieras amigo de tus emociones?
  4. Relacional- ¿qué podrías hacer de manera diferente para dejar de aislarte?
  5. Espiritual- ¿qué te ayudaría a ser más fiel a tus valores?

Daniel Borrell, psicólogo y psicoterapeuta

Extraído del capítulo 5 sobre COMPASIÓN Y AUTOCOMPASIÓN del libro Simón, V. & Germer, C.K. (2011). Aprende a practicar midfulness. Barcelona: Ed. Sello.

14 BENEFICIOS DE LA PRÁCTICA MINDFULNESS

La práctica de la Atención Plena o Mindfulness se está aplicando al campo de la alimentación, conocida como Mindful Eating.

Varios estudios han encontrado lo siguiente en intervenciones basadas en la atención plena aplicada a los alimentos:

  • Los participantes aprenden a reconocer los estados emocionales sin actuar sobre patrones reactivos comunes (comer compulsivamente/restringir)
  • Mejor capacidad para identificar signos de hambre y saciedad
  • Disminución de los comportamientos alimentarios de riesgo, incluidos los atracones y comer en respuesta a emociones
  • Menos ansiedad
  • Mejor autoaceptación y seguridad

La práctica de la Atención Plena nos permite tomar conciencia de cuando comemos sin pensar, o porque hay comida a nuestro alrededor

Hay bastante evidencia científica de que a medio y largo plazo las dietas no funcionan. Mindfull eating logra una transformación de nuestro comportamiento y nuestra relación con la comida. Su propósito no es cambiar lo que comemos, sino cómo comemos. Mediante el uso de ejercicios de atención plena cultivamos una conciencia más equilibrada de la comida, que tiene repercusiones en la salud y el peso:

  • Nutre no solo el cuerpo sino también el corazón.
  • Se vuelve más fácil y agradable con la práctica.
  • Te hace consciente de tu interrelación con otras personas y seres.
  • Es divertida.
  • Promueva una comprensión de tus verdaderas necesidades.
  • Te ayuda a tomar conciencia de tus pensamientos, sentimientos y sensaciones físicas en relación con la comida.
  • Te ayuda a reconectar con tu sabiduría interna innata sobre el hambre y la saciedad.
  • Te ayuda a cambiar el locus de control externo a la sabiduría interna de tu cuerpo.

Si se produce una desconexión mente-cuerpo, se producen respuestas como comer frente a emociones que son difíciles de manejar, como la ira o la tristeza, o el miedo. En este momento estamos desconectados de las señales corporales, y usamos los alimentos para manejar emociones o estados mentales: por ejemplo, si estamos ansiosos, aburridos, deprimidos o cualquier otro estado mental.

La Dra. Jean Kristeller, creadora del modelo MB-EAT, en un artículo para la revista Balanced Living Psychology comenta lo fácil que es comer cuando es el momento, cuando hay comida frente a nosotros o en respuesta a emociones como la ira, la ansiedad, la depresión o el simple aburrimiento. Aunque pueda parecer extraño, con más conocimiento de la nutrición (por ejemplo, como resultado de la dieta), el problema puede empeorar, ya que centrarse únicamente en el conocimiento externo nos desconecta de la conciencia y la sabiduría interna Hemos olvidado como es comer cuando tenemos hambre y parar cuando ya hemos comido suficiente.

Si deseas aumentar tu conciencia sobre los alimentos, sigue estas pautas:

El primer paso es estar presente en el acto de comer, centrados en la comida, en lo que el cuerpo necesita. Esto implica dejar de atender otros estímulos como el móvil, la televisión, la computadora o el periódico.

Siéntate en una silla frente a una mesa, coloca tu cuerpo correctamente, con los pies en el suelo y la espalda recta.

Observa las oportunidades positivas, nutritivas y saludables que están disponibles a través de la selección y preparación de alimentos respetando la sabiduría interna.

Utiliza todos los sentidos para elegir y comer alimentos que sean agradables, nutritivos y saludables para el cuerpo.

Observa y reconoce las respuestas de tu cuerpo a los alimentos.

Aprende a ser consciente del hambre física y los signos de saciedad para guiar tus decisiones de comenzar y dejar de comer.

¿Cómo reconocer la sensación de hambre?

Lo primero es darnos cuenta de lo que nos lleva a comer

La mayoría dirá que porque tienen hambre. Pero cuando se les pregunta a las personas cómo saben que tienen hambre, se desconciertan. La causa de esta confusión es que vivimos en un complejo conjunto de sensaciones, pensamientos y emociones, que podemos considerar como diferentes tipos de hambre. Se pueden distinguir hasta 7 clases diferentes: hambre visual, olfativa, oral, celular, mental, cardíaca y estomacal.

Con el mindfulness podemos aclarar y separar estas diferentes experiencias. Al crear conciencia, observar cuidadosamente lo que está sucediendo dentro de nosotros, en lugar de reaccionar automáticamente llevándonos comida a la boca, podemos crear un espacio para transformar nuestra relación con la comida y el acto de comer. Si nos damos cuenta de que tenemos ansiedad (que también produce sensaciones en el estómago) la necesidad no es comer, sino quizás descansar o relajarse.

Jean Kristeller, profesora de la Universidad Estatal de Indiana, en su investigación ha encontrado que los comedores compulsivos reducen sus atracones de cuatro a uno a la semana cuando comienzan a comer con atención plena, y que aseguran sentirse con más dominio sobre la ingesta de alimentos. El programa de Kristeller ha sido estudiado con éxito por otros investigadores, confirmando que tiene beneficios para los pacientes que sufren de obesidad.

La atención plena en los alimentos no está destinada a que las personas pierdan peso, sino que se centra en la necesidad física y psicológica de comer. Se trata más de conectarse con la sabiduría corporal que de explicar calorías.

SUPERAR LOS BLOQUEOS PARA AFRONTAR EXÁMENES Y PRUEBAS

Silvia se está preparando oposiciones y cada vez que piensa en la entrevista delante del tribunal, su estómago se queja y una opresión le cierra la garganta. Piensa que no podrá decir nada, que la evaluaran negativamente y estos pensamientos hacen que evite y posponga la preparación de la entrevista. Marc presentará su tesis doctoral en unos meses, pero ahora que se acerca el final de la tarea se encuentra paralizado y no sabe cómo continuar, se entretiene en tareas que nada tienen que ver con su objetivo y la sensación de estrés aumenta sin tener control sobre ella. Roser estudia para examinarse de las últimas tres asignaturas y no puede concentrarse, pasan las horas y el contenido de las materias parecen resbalar y diluirse antes de ser capturadas por sus ojos.

Estas situaciones ejemplifican algunas respuestas a situaciones de presión, en las que se requiere un alto rendimiento académico para lograr el éxito en la meta fijada: aprobar la oposición, presentar la tesis, aprobar los exámenes finales.

En Quantum trabajamos con un conjunto de técnicas y procedimientos enfocados al alto rendimiento académico, como el EMDR, la visualización, la respiración consciente y conectada y la relajación con el fin de acompañar a las personas en el camino hacia sus metas. Se trata de un proceso corto, de 4 a 8 sesiones de duración, en el que es posible modificar los aspectos cognitivos, emocionales y físicos de cómo la persona está construyendo y anticipando la situación a la que tiene que enfrentarse.

LA TELARAÑA DE LA PREOCUPACIÓN

La mente puede funcionar como una lanza en la dirección de su presa cuando una persona busca resolver un problema. La mente puede funcionar como una mariposa saltando de flor en flor cuando una persona no sabe lo que está buscando y también puede actuar como si fuera una lavadora cuando una persona le da vueltas al mismo punto. ¿Qué sucede cuando la mente actúa como una lavadora? ¿Por qué las personas nos preocupamos? ¿Dónde está el límite entre la preocupación necesaria y el pensamiento obsesivo? Esta metáfora de la mente como lavadora nos permite identificar el pensamiento obsesivo que se relaciona con las preocupaciones. Un alto nivel de preocupación se correlaciona con la ansiedad. Entonces, ¿de qué sirve preocuparse si aparece la ansiedad?

Es interesante conocer e identificar la diferencia entre la preocupación y la ocupación. Hay una diferencia principal entre el pensamiento que pertenece a la preocupación y la acción que le corresponde a la ocupación.

Una buena manera de manejar los estados de ánimo es ocuparse de las preocupaciones

Preocuparse permite que una persona se prepare para pasar a la acción. Cuando una persona destina una cantidad significativa de energía a la preocupación, evita resolver lo que le preocupa y es una fuente importante de malestar. La preocupación puede ser útil para pensar, reflexionar y detenerse; sin embargo, puede ser una fuente de incomodidad que causa parálisis al tomar medidas.

Como no hay correlación entre las preocupaciones y el control, es necesario aprender a vivir con la incertidumbre, las dudas y la sorpresa.

La preocupación patológica no reduce la probabilidad de resultados negativos ni aumenta la probabilidad de una confrontación exitosa ni es efectiva en la resolución de problemas específicos (Roemer & Orsillo, 2002, Wells, 2004)

Una buena estrategia terapéutica para disminuir el nivel de ansiedad causado por el pensamiento obsesivo es el Mindfulness: meditación para alcanzar la plena conciencia. Esta técnica nos permite distanciar pensamientos, aceptar la incertidumbre, aumentar la plena conciencia para desarrollar la creatividad y para no pensar en exceso.

En el Espacio de Psicoterapia Quantum buscamos soluciones. Por eso, proporcionamos recursos y espacio para aprender a lidiar con las inquietudes. Una buena filosofía de lo que buscamos se puede resumir con la siguiente reflexión:

Si un problema tiene una solución, ¿por qué preocuparse?

Si un problema no tiene solución, ¿por qué preocuparse?

Aquest lloc web fa servir cookies per que tingueu la millor experiència d'usuari. Si continua navegant està donant el seu consentiment per a l'acceptació de les esmentades cookies i l'acceptació de la nostra política de cookies, punxi l'enllaç per a més informació.

ACEPTAR
Aviso de cookies

¿Quieres concertar una primera visita o solicitar información?