¿QUÉ PIERDO CUÁNDO PIERDO EL TIEMPO?

Últimamente a menudo me encuentro batallando con pacientes que se niegan a «perder el tiempo». ¡Como si el tiempo fuera algo que podemos ganar o perder! Les contesto.

Por lo que me han enseñado, y sin entrar en reflexiones súper profundas, el tiempo es una dimensión para amortiguar un fenómeno físico. Aún más simple: es una herramienta para mediar en el curso de los acontecimientos. En el caso que nos ocupa: la vida. No podemos detenerlo, acelerarlo, tirar de él hacia atrás o hacia adelante. El tiempo es el que es. Y cuando haya pasado un buen rato, nos moriremos. (Mejor pasarse de dramático, que quedarse corto de sincero).

Entonces… mis pacientes y amigos no pueden estar hablando de perder el tiempo literalmente. Claro que no. Hablan de aprovechar al máximo el tiempo. Utilizar este tiempo de manera eficiente. ¡Productivo! Otro me dijo.

– Hombre Esteve, ¿no sientes que pierdes el tiempo cuando pasas la tarde en el sofá sin hacer nada?

«No hacer nada» otra paradoja que me pone los pelos de punta.

Así pues, no estamos hablando del clima, estamos hablando de lo que hacemos con el tiempo que tenemos. Por fin lo entiendo, cuando hablamos de perder el tiempo, en realidad nos referimos a la toma de decisiones y al coste de las oportunidades.

Cuando decidimos postergarnos en el sofá, estamos dejando de elegir la infinidad de posibilidades que nos ofrece la vida y eso es precisamente lo que tienen para ofrecer las entrañas de tantas personas. Cuando decimos esa frase, en realidad solo estamos expresando frustración por todo lo que podría haber sido. Sigue siendo un duelo, una expectativa incumplida, una puerta que se cierra.

Qué angustia pensar constantemente en todo lo que perdemos cada vez que tomamos una decisión. De hecho, debe ser como vivir siempre en el pasado «y si… ¿Hubiera ido a trabajar, hubiera ido de compras, hubiera hecho ejercicio?», un pasado que ya no existe: nunca ha existido, ni existirá.

Lo que para ti es perder el tiempo (estar en el sofá) para otra persona es la mejor inversión que ha hecho nunca.

El problema que yo veo es que mucha gente nunca ha pensado que la mejor decisión de los demás, no necesariamente la mejor para mí. Somos demasiado rápidos para reflexionar sobre ello ¡El tiempo se nos escapa! E inconscientemente saltamos a las conclusiones más convencionales, las que el pensamiento de moda nos dicta:

Aprovechar el tiempo es ser productivo, ganar mucho dinero, tener éxito, seguidores, likes, vivir experiencias, sentir emociones intensas, trabajar en lo que te gusta, ver el mundo… tienes que vivir, ¡y tienes que hacerlo todo el tiempo! Pero quizás esto te deja exhausto, sin tiempo para los que te importan, y sin momentos para reír o suspirar.

Para saber si estamos perdiendo el tiempo, lo primero que debemos hacer es considerar lo que realmente valoramos; y una vez que lo hemos hecho: tenemos que perder el tiempo. Tenemos que hacerlo, porque es la única manera de darnos cuenta de que no pasa nada por perderlo, moriremos de todos modos.

Aquest lloc web fa servir cookies per que tingueu la millor experiència d'usuari. Si continua navegant està donant el seu consentiment per a l'acceptació de les esmentades cookies i l'acceptació de la nostra política de cookies, punxi l'enllaç per a més informació.

ACEPTAR
Aviso de cookies

¿Quieres concertar una primera visita o solicitar información?