LA INVESTIGACIÓN EN MINDFULNESS EN LA PSICOLOGÍA CLÍNICA

El crecimiento de la investigación y publicación científica en Mindfulness es exponencial, por lo que en 1990 aparecieron 5 publicaciones, y en 2015 ya son 674:

 

page10image12800

Figura 1 Publicaciones y estudios sobre Mindfulness (1980-2015) (extraído del American Mindfulness Research Association).

 

Entre las principales evidencias de los efectos de las Intervenciones Basadas en Mindfulness, podemos destacar:

  • Estrés: Khoury en 2013, en un metaanálisis sobre intervenciones basadas en la atención plena, revisó un total de 209 estudios, concluyendo que las intervenciones basadas en Mindfulness son tratamientos efectivos para una variedad de problemas psicológicos, especialmente el estrés. También Khoury en otro metaanálisis sobre el programa Mindfulness-bassed stress reduction (MBSR), de un total de 29 estudios, se concluyó que el MBSR es moderadamente efectivo para reducir el estrés.


  • Trastornos del estado de ánimo: Klainin-Yobas, Cho y Creedy realizaron en 2012 un metaanálisis en el que se evaluó la eficacia de las intervenciones basadas en mindfulness en los síntomas depresivos en personas con patologías mentales, que incluyó 39 estudios. Se concluyó que las intervenciones basadas en mindfulness fueron efectivas para reducir los síntomas depresivos y se sugirió su uso junto con otros tratamientos. Teasdale, en 2000 y 2004, encontró que hay un mayor riesgo de recaída en pacientes con tres o más episodios depresivos, porque tienen rutinas depresivas conectadas a emociones negativas independientemente de factores externos. También tienen procesos de recaída fundamentalmente relacionados con factores internos, a diferencia de las personas con dos episodios depresivos, que tienen un patrón de recaída fundamentalmente relacionado con sucesos externos. Piet y Hougaard en un metaanálisis que evaluó la eficacia de la Terapia Cognitiva basada en Mindfulness (MBCT) en la prevención de la recaída de pacientes con depresión mayor recurrente, indican que la MBCT es efectiva en la prevención de recaídas en pacientes con depresión mayor recurrente, especialmente con tres episodios anteriores. La MBCT sería eficaz en la prevención de recaídas en pacientes recuperados con tres o más recaídas porque altera el patrón de pensamiento en un momento de riesgo de recaída. Williams, Alatiq y Crane realizaron un estudio preliminar que evaluó los efectos de la MBCT en el trastorno bipolar entre los episodios de funcionamiento. Este estudio sugiere un efecto positivo inmediato sobre síntomas ansiosos y depresivos, así como la ideación suicida en estos pacientes. Perich, en un estudio de seguimiento de 12 meses en 2013, comparó un grupo de pacientes con trastorno bipolar que recibieron MBCT y otro grupo que recibió solo medicamentos. No hubo una reducción significativa en los síntomas depresivos o maníacos, el número total de episodios o la gravedad de los síntomas dentro de los 12 meses posteriores al seguimiento, pero si hubo una disminución de la ansiedad en el grupo que recibió MBCT.


  • Trastornos de ansiedad: En un estudio realizado por Evans en 2008, se evaluaron a once pacientes con trastorno de ansiedad generalizada (TAG) que recibieron entrenamiento en MBCT. Los resultados obtenidos indicaron la reducción de los síntomas ansiosos y depresivos, por lo que los investigadores concluyeron que la MBCT es un tratamiento eficaz para la TAG. En otro estudio, Hoge en 2013 comparó a 39 pacientes con TAG que recibieron entrenamiento en MBSR y un grupo de control. Los resultados informaron de la reducción de la ansiedad en el grupo con MBSR, por lo que los autores concluyeron que MBSR puede ser beneficioso en la reducción de los síntomas de ansiedad en TAG, así como la reducción de la reactividad del estrés. Con respecto al trastorno de estrés postraumático (TEPT), una revisión realizada por Kim en 2013, sobre la práctica mente y el cuerpo (que incluyen prácticas de meditación), indican que estas prácticas mejoran los síntomas del TEPT, como los pensamientos intrusivos, la evitación y la hiperactivación. Polusny en 2009 evaluó dos grupos de veteranos de guerra, un grupo asignado a recibir MBSR y el otro grupo recibió terapia de grupo centrada en el presente. En ambos grupos hubo mejoría clínica en los síntomas del TEPT, pero en el grupo MBSR la mejoría fue más significativa.


  • Somatización: En una revisión sistemática realizada en 2013, para evaluar la eficacia de las intervenciones basadas en la atención plena, Lakha y Schofield encontraron que estas intervenciones disminuían el dolor, la ansiedad, la depresión y la gravedad de los síntomas asociados con la somatización y mejoraron la calidad de vida de los pacientes. Los autores concluyeron que las intervenciones basadas en mindfulness podrían ser útiles en el tratamiento de algunos aspectos del trastorno de somatización. Fjorback en 2013, en un estudio aleatorio con un año de seguimiento, evaluó a un total de 119 pacientes con somatización y síndromes somáticos funcionales como fibromialgia, colon irritable y síndrome de fatiga crónica. Fueron colocados aleatoriamente en dos grupos, uno recibió MBSR y MBCT, mientras que el otro recibió atención médica y breve terapia cognitivo-conductual. La mejoría se obtuvo al final del tratamiento para el grupo MBSR y MBCT y se mantuvo durante el año de seguimiento, pero el otro grupo no obtuvo ningún cambio al final del seguimiento.


  • Abuso de sustancias: Chiesa y Serretti en 2014 realizaron una revisión sistemática, que incluye 24 estudios, lo que indica que la evidencia actual sugiere que las intervenciones basadas en mindfulness pueden reducir la compulsión por el consumo de sustancias como el alcohol, cocaína, marihuana, anfetaminas, tabaco y opiáceos, en una medida significativamente mayor que los controles de listas de espera y los grupos de apoyo.


  • Trastornos de la alimentación: Kristeller creó en 1999 un programa llamado Mindfulness-based Eating Awareness Training (MB-EAT), un programa creado para tratar el trastorno por atracón y situaciones similares. El MB-EAT busca que el paciente cultive, a través de sesiones individuales y grupales, el mindfulness, la conciencia alimentaria, el equilibrio emocional y la autoaceptación. La evidencia actual significa que este programa disminuye el número de atracones, mejora el sentido de autocontrol y disminuye los síntomas depresivos.


  • Trastornos de personalidad: El uso del mindfulness en los trastornos de personalidad ha ocurrido casi exclusivamente en el contexto del tratamiento del Trastorno Límite de la Personalidad a través de la Terapia Dialéctico-comportamental (TCD). La TCD tiene más apoyo empírico en comparación con otras terapias para el tratamiento del Trastorno Límite de la Personalidad, reduciendo el número de intentos y pensamientos suicidas, el número de internamientos y visitas a los servicios de emergencias y el abandono de la terapia. También se observó que era útil en poblaciones con gran comorbilidad y abuso de substancias.


  • Dolor: Dos estudios controlados compararon la MBSR y la MBSR masajes asociados versus un control de la lista de espera y encontraron que estas intervenciones fueron más efectivas para reducir el dolor y la angustia psicológica que el tratamiento habitual. Además, ambas intervenciones proporcionaron un aumento significativo en la aceptación del dolor y la función física. Reiner, Tibi y Lipsitzen en 2013 realizaron una revisión de 16 estudios sobre intervenciones basadas en mindfulness en el dolor, encontrando que estas intervenciones disminuían la intensidad del dolor de los pacientes con un dolor crónico. 


  • Cáncer: Ledesma y Kumano evaluaron en 2009 los efectos de la MBSR en el estado de salud física y mental de varios pacientes con cáncer. Los resultados sugirieron que MBSR pueda mejorar el ajuste psicosocial en enfermos de cáncer. En 2012, Cramer realizó un metaanálisis para evaluar la eficacia del MBSR en pacientes con cáncer de mama. En comparación con las curas habituales, la MBSR fue superior a la disminución de la depresión y la ansiedad, pero a pesar de que los resultados no son generalizables. Por lo tanto, el mindfulness podría ser una importante intervención para mejorar la calidad de vida de los pacientes con cáncer.


  • Enfermedad cerebrovascular: Una revisión sistemática hecha por Lawrence en 2013, para evaluar los beneficios de las intervenciones basadas en mindfulness en el ataque isquémico transitorio y el accidente cerebrovascular, encontró una tendencia positiva a favor de los beneficios de las intervenciones basadas en mindfulness en una serie de factores psicológicos, fisiológicos y psicosociales, como la ansiedad, la depresión, la presión arterial, la percepción de la salud y la calidad de vida. Otra revisión sistémica de Lazaridou, Philbrooky Tzika en 2013 evaluó la eficacia de la práctica de yoga y mindfulness para la rehabilitación de accidentes cerebrovasculares. Los estudios informaron resultados positivos, incluyendo mejoras en la cognición, el estado de ánimo, el equilibrio y la reducción del estrés. Por lo tanto, el yoga y el mindfulness podrían ser valiosas opciones de intervención autoadministradas para la rehabilitación del accidente cerebrovascular.

 

  • Otras aplicaciones: También se han encontrado resultados clínicos positivos de mindfulness en: hipertensión (disminución de los niveles de presión), esclerosis múltiple (mejora de la calidad de vida y salud mental), fibromialgia (disminución del dolor) y artritis reumatoide (reducción de molestias y depresión).

 

Soledad Calle Fernández

Psicóloga Col. Núm. 13.541

Codirectora del Postgrado en Mindfulness y Psicoterapia y del Máster en Intervenciones Basadas en Mindfulness de IL3-Universitat de Barcelona.

Aquest lloc web fa servir cookies per que tingueu la millor experiència d'usuari. Si continua navegant està donant el seu consentiment per a l'acceptació de les esmentades cookies i l'acceptació de la nostra política de cookies, punxi l'enllaç per a més informació.

ACEPTAR
Aviso de cookies

¿Quieres concertar una primera visita o solicitar información?