AUTOCOMPASIÓN ANTE LA VERGÜENZA Y LA AUTOCRÍTICA

«La compasión es el corazón de la atención plena»

Jack Kornfield

Sofía ha estado hablando de ella de una manera dura, exigente y autocrítica durante 10 minutos, ella percibe que hace muchas cosas mal. «Soy un desastre», me resume. Pau anhela tener relaciones profundas con otras personas, pero un fuerte sentimiento de vergüenza le impide aparecer frente a los demás tal como es, como si hubiera algo dañino en su ser.

Estas experiencias son comunes en las personas y a menudo implican una percepción de incompetencia, incapacidad y miedo a ser juzgados. Frente a estos pensamientos y emociones, muchas personas se esconden o se disfrazan de diferentes personajes y máscaras. Y sobre todo sufren. Una de las cuestiones clave en el sufrimiento humano es el rechazo de lo que somos, la falta de autoaceptación.

Construir y desarrollar la compasión es algo fundamental como especie, una cuestión básica para nuestra supervivencia. Sin ella, el comportamiento altruista y cooperativo no sería posible

Algunas personas rechazan el concepto de COMPASIÓN al principio. Si este es tu caso, te invito a traducirlo por amabilidad. La compasión es el deseo de reducir o aliviar el sufrimiento y realizar alguna acción que mejore su estado. Aunque hay personas que tienen creencias que les impiden abrirse a la experiencia compasiva, como, por ejemplo, si conecto con el sufrimiento, tendré incomodidad, o la compasión es de personas «débiles». Aquí debemos recordar que los pensamientos y creencias, no son hechos, son solo un producto de nuestras mentes.

Podemos desentrañar varios componentes en la compasión:

  • Un componente emocional que, en presencia de un estímulo, que provoca un impulso para actuar. En este sentido, la compasión es una emoción que surge frente a la percepción del sufrimiento ajeno y nos provoca un impulso dirigido a aliviar el sufrimiento que percibimos. El comportamiento compasivo genera fuertes reacciones emocionales asociadas al sistema neurológico de bienestar.
  • Un componente conductual que incluye el compromiso y la decisión de tomar medidas encaminadas a eliminar el sufrimiento.
  • Un componente cognitivo que incluye varias facetas:
    • Atención al sufrimiento de los demás.
    • La valoración de este sufrimiento.
    • La evaluación de nuestras habilidades y recursos para intervenir adecuadamente.

Como en casi todo en esta vida, si no podemos tener autocompasión, será imposible tenerla hacia los demás.

Este sentimiento puede desarrollarse, con amabilidad y afecto hacia una/o misma/o.

Te propongo los siguientes pasos:

  • Observa con atención a tu sufrimiento, a los pensamientos y emociones que surgen en las situaciones que sufres.
  • Ahora trata de entenderte a ti mismo, reduce los pensamientos en los que juzgas o valoras, y aumenta aquellos en los que te entiendes o entiendes. No se trata de condenar o justificarse, se trata de comprender.
  • El siguiente paso sería, ¿qué harías si te trataras bien? ¿Cómo podrías aliviar tu sufrimiento? ¿Si entendieras «tus errores» o «incompetencias» como actuarías?
  • Una práctica de atención plena en la autocompasión. Recuerda un momento de afecto, bondad, amor, que recibiste de alguien. Permanece atenta/o a este momento y sé consciente de las sensaciones y emociones que te produce. Imagina ahora que te das esa sensación a ti misma/o. Imagina que, en cada respiración, cuando inspiras, inhalas tu sufrimiento y exhalas calma y bienestar.

DEJA IR A TUS JUICIOS, DEJA ENTRAR A LA COMPRENSIÓN

Aquest lloc web fa servir cookies per que tingueu la millor experiència d'usuari. Si continua navegant està donant el seu consentiment per a l'acceptació de les esmentades cookies i l'acceptació de la nostra política de cookies, punxi l'enllaç per a més informació.

ACEPTAR
Aviso de cookies

¿Quieres concertar una primera visita o solicitar información?